“El que se quema con leche ve la vaca y llora”

Quienes triunfamos en una elección interna cuyo grado de participación fue un mojón en la historia de la vida republicana, afirmamos categóricamente que la representante del sector derrotado no debería conducir el cuerpo deliberativo de la ciudad, porque resulta una clara estafa a la voluntad popular.

Con la actitud de Patricia Pocai se reafirma que el mendiorismo no tomó nota del mensaje de cambio que la sociedad viedmense expresó a través de las urnas en dos ocasiones.

Los viedmenses votaron en defensa propia, en contra de las actitudes acuerdistas con un gobierno provincial que maltrató a la ciudad.

Jorge Ferreira padeció esta conducta. Cuando se paró frente a algunas actitudes provinciales, el mendiorismo en el Concejo Deliberante conformó el grupo Vianda para oponerse al gobierno municipal.

Este rejunte es tristemente recordado por reclamar por su propio salario y recrudecer el conflicto con los sindicatos municipales.

Con la relegitimación de las urnas en una interna y una general esperábamos que el mendiorismo supiera leer el mensaje de la voluntad popular. Esto no fue así. Continúa priorizando los cargos y las conductas que la ciudadanía ya no acompaña.

De todas formas, aunque tenemos muy presente la foto de Pocai con la oposición, en claro desafío a Jorge Ferreira, apostamos a que esta instantánea quede en el arcón de los malos recuerdos.

El radical y el viedmense quieren que José Luis Foulkes pueda gobernar con tranquilidad, que el Concejo Deliberante y sobre todo el bloque oficialista lo respalde y que no tengamos que vivir los tristes palos en la rueda del pasado.

Ojalá que el sector mendiorista y Patricia Pocai en particular, más allá de esta actitud mezquina, comprendan que para adelante deben colaborar y respaldar al intendente ratificado electoralmente por los viedmenses.


Fuente:

Imprimir Tw F G+

Tags de esta Nota