Representantes gremiales en IPROSS - Para el gobierno es más importante devolver favores que la salud de sus trabajadores

La decisión del gobierno de entregar  un subsidio de 1000000 de pesos para el Colegio de abogados de Viedma no solo es inoportuna, es en si misma una afrenta a sus trabajadores y trabajadoras estatales  que deben desempeñar sus funciones en edificios precarios e insalubres, como, por ejemplo, la Casa Central del Ipross

Desde el Consejo de Administración, los representantes gremiales venimos denunciando que en el organismo donde se resuelve sobre la salud de trabajadores/as estatales paradójicamente se vive en las peores condiciones edilicias, reclamo que suma años, pues está emplazado en un galpón reacondicionado provisoriamente y que sucesivas administraciones prometieron trasladar a un edificio propio.

Mientras tanto más de 400 trabajadores/as desarrollan sus actividades sin calefacción adecuada en invierno, agobiados por el calor en verano, sin ventilación, con luces inadecuadas, baños precarios, deficiente comunicación interna y constantes problemas eléctricos que afectan y obstaculizan el normal funcionamiento de la obra social.

En estas condiciones se atiende a los afiliados y afiliadas que realizan consultas, no hay espacio en las oficinas, ni privacidad, se los recibe en los pasillos o en espacios prestados para brindarles, al menos , un poco de privacidad a quienes concurren afectados por un enfermedad, angustiados por la situación. Si no fuera por la buena predisposición de los trabajadores, recibirlos en estas condiciones es una absoluta falta de respeto.

Sin embargo, el gobierno prioriza sus acuerdos pre y pos electorales, cierra con las corporaciones para que sostengan sus status y le garanticen tranquilidad legal, mientras menosprecia los espacios públicos, como escuelas, hospitales y juzgados. Advertimos a los funcionarios, tengan en cuenta que por esos espacios circulan cientos de seres humanos, que no deben ser considerados meros clientes ni votantes, solo atendibles en épocas electorales, porque frente a la falta de respuesta y el maltrato permanente la paciencia también tiene sus límites, y frente al reclamo del pueblo, poco tiene que hacer un abogado y mucho un gobernante.

Marcelo Nervi-UnTER
Pablo Barreno- SITRAJUR
Omar Pizzio- UPCN


Fuente:

Imprimir Tw F G+

Tags de esta Nota