Comenzó juicio oral contra acusados de "extorsionar" a porteros de Roca

Se realizó ante la Cámara Criminal Segunda de Roca el juicio oral y público contra dos empleados de la Delegación local de Educación que están acusados de cometer el delito de "extorsión" en perjuicio de un grupo de porteros escolares.

En la requisitoria de elevación a juicio se atribuye a los imputados Miriam y Pablo Quintremán una serie de hechos presuntamente ocurridos a partir de agosto de 2009, cuando la primera se desempeñaba como "coordinadora del sector no docente" en el mencionado organismo estatal y su hermano cumplía tareas afines en la misma repartición. Por su función, ambos tenían injerencia de hecho en la selección y organización del personal de maestranza en los establecimientos educativos de la jurisdicción.

La acusación es sostenida por el Fiscal de Cámara Andrés José Nelli, mientras que los imputados cuentan con la defensa particular del abogado Jorge Crespo. El Tribunal está integrado por los jueces Gastón Martín, María Evelina García Balduini y Oscar Gatti.

En el inicio del debate ambos acusados optaron por su derecho de abstenerse de declarar, aunque anticiparon que brindarán su versión de descargo una vez finalizada la ronda de testimoniales.

El primer hecho descripto en la requisitoria indica que los imputados, luego de "suspender la contratación" de una portera, la convocaron "de noche" a la vivienda particular de Miriam Quintremán, donde le habrían propuesto la "devolución" del empleo y la designación en otro establecimiento "a cambio de la suma de $1.500", todo "a sabiendas de la situación de apremio económico" que atravesaba la mujer. La damnificada habría abonado esa suma en dos cuotas y también habría pagado otros montos requeridos con posterioridad -en efectivo o mediante compra de ropa deportiva con su tarjeta de crédito- y declaró hoy en la audiencia que aceptó aquellas condiciones porque "ellos manejaban todo en la Delegación y sino me quedaba sin trabajo". También surge de la requisitoria los imputados le habrían requerido "llevarles gente" para designar como porteros/as en las mismas condiciones y para "llevarlos a actos políticos".

El segundo hecho imputado indica que a otra mujer que era "aspirante a portera", Pablo Quintremán le habría exigido $4.000 para ingresar al cargo, los cuales sólo habría pagado parcialmente. Señala la requisitoria que luego, ante la negativa de la mujer a endeudarse "con un prestamista", como se le habría requerido, el imputado "comenzó a presionarla rotándola abusivamente por distintos establecimientos" educativos de la ciudad, siempre bajo amenaza de darle "la baja" a su contrato.

El tercer hecho imputado es por el caso de otro portero que ingresó como contratado en febrero de 2010 y habría abonado a través de su cuñada (la damnificada del primer hecho) la suma de $ 3.000, en cuotas, a Pablo Quintremán. El hombre declaró en la audiencia de hoy que durante una reunión con Miriam Quintremán ésta le manifestó que "cumplido el pago era más seguro entrar a planta permanente" y que de no haber cumplido con las cuotas "no habría seguido trabajando".

El cuarto hecho habría ocurrido en las oficinas de la Delegación de Educación, donde por entonces Pablo Quintremán se desempeñaba en el área de Salud del personal no docentes. Indica la requisitoria que "abusando del sistema de contrataciones renovables" y "aprovechándose de su necesidad laboral imperante", habría hecho contratar a un portero y le habría exigido a cambio la suma de $2.000, que el hombre finalmente habría pagado en tres cuotas.

La acusación fiscal concluyó que ambos "abusaron sistemáticamente de sus cargos", "exigieron contribuciones indebidas en beneficio propio" y "se aprovecharon de la necesidad de las víctimas".

La situación fue denunciada penalmente previa intervención de referentes sindicales y el hecho llegó a juicio bajo la calificación legal de "extorsión". Esa figura, prevista en el artículo 168 del Código Penal, establece penas de prisión "de 5 a 10 años" a quien "con intimidación o simulando autoridad pública o falsa orden de la misma, obligue a otro a entregar, enviar, depositar o poner a su disposición o a la de un tercero, cosas, dinero o documentos que produzcan efectos jurídicos".

En la audiencia de hoy declararon los damnificados de los hechos primero y tercero, además de una "becaria" y dos empleados que al momento de los hechos investigados eran delegados de UPCN en la Delegación de Educación. Para la próxima audiencia, que será el 21 de septiembre a las 10:30, hay otros 9 testigos citados a prestar declaración.




Fuente:

Imprimir Tw F G+

Tags de esta Nota