Contra la represión, defendemos la educación pública en Argentina

El balance del gobierno nacional, para la clase trabajadora cerró el 2016  al filo de los 200.000 despidos. Como corolario dos días antes de fin de año Educación confirmó la baja de casi  400 contratos y la no renovación a 2.600 tutorías del Programa de postítulos "Nuestra Escuela", en consecuencia 130.000 docentes no podrán terminar sus estudios de formación superior.

La reacción no se hizo esperar, compañeras y compañeros el 29 de diciembre tomaron la sede de Educación en Avenida Santa Fe, medida que levantaron frente al compromiso de la patronal de coordinar una reunión para hoy lunes 2 de enero. Sin embargo, en lugar de funcionarios apareció la infantería, cientos de policías, el edificio vallado y la represión fue la única respuesta que dieron los esbirros de Bullrich y Macri.

Desde UnTER expresamos nuestro absoluto  repudio a la represión. Como trabajadoras/es de la Educación no permitiremos que   se  continúe legitimando políticas autoritarias que buscan el disciplinamiento social, imponiendo el miedo  como mecanismo de control.

En el primer día hábil del 2017, el macrismo reprimió, derogó beneficios para a trabajadores/as, pero amplió las ganancias para los oligopolios sojeros.  En Río Negro el atraso en el cronograma de haberes genera malestar porque cientos de estatales, pagarán servicios, alquileres y compromisos mensuales con recargo por culpa de la patronal. Ni nación, ni provincia hablan de aumento salarial acorde a la realidad inflacionaria lo que también es una forma de violencia, avasallando los derechos laborales.

Mientras el presidente y sus ministros siguen de vacaciones, incluso los de economía, que ni siquiera asumieron y la ministra de Desarrollo social se olvida de Malvinas, igual avanzan  con sus políticas de ajuste, poniendo en tensión  a  la justicia y los valores propios de una sociedad democrática.

Se equivoca el gobierno con esta política represiva. Cada avance sobre los derechos adquiridos, abre  paso a un escenario cada vez más inestable,  que sin dudas afectará la gobernabilidad democrática, pues el Estado abandonó su deber como garante del bienestar del pueblo.

Nos solidarizamos con esta lucha en defensa de la educación pública y acompañamos la convocatoria de CTERA al  paro de 24 horas de los trabajadores/as y trabajadoras dependientes del Ministerio de Educación de la Nación y el abrazo simbólico al Palacio Pizurno el martes 3 de enero a las 11 horas.


Fuente:

Imprimir Tw F G+

Tags de esta Nota