Se inscribió un 9 por ciento más de alumnos que en 2016

La Universidad Nacional de Río Negro tiene, para este nuevo ciclo lectivo 3141 nuevos inscriptos, un 9 por ciento más que en 2016.

El incremento se registró por el aumento de alumnos en la Sede Atlántica, con un 15 por ciento de ingresantes más que el año anterior; en la Sede Alto Valle y Valle Medio, con un 8 por ciento superior al año anterior; y con el sostenimiento de la matrícula en la Sede Andina, sede que registra una mayor homogeneidad ya que son pocos los casos extremos de baja y alta inscripción según carreras.

Las carreras que superaron el centenar de nuevos alumnos fueron: el Profesorado de Nivel Medio y Superior en Biología, la Licenciatura en Criminología y Ciencias Forenses y Odontología, de la Sede Alto Valle; Abogacía, Contador Público y Kinesiología y Fisiatría, de la Sede Atlántica,  y la Licenciatura en Administración de la Sede Andina.

De la totalidad de los inscriptos para este nuevo ciclo lectivo, el 18 por ciento corresponde a las carreras pertenecientes al área Productiva, como las Ingenierías, Sistemas, las tecnicaturas enfocadas en Mantenimiento Industrial e  Hidrocarburos, entre otras.  Mientras que el 13 por ciento pertenecen a las carreras de Arte y Diseño, como los diseños Industrial, de Interiores y Mobiliario, o Visual, y las licenciaturas en Artes Visuales, y Dramático. Asimismo, es significativo el crecimiento de los Profesorados, que tienen una participación del 12 por ciento de la totalidad de los nuevos inscriptos. Las Ciencias Sociales, siguiendo la tendencia que se registra a nivel nacional, representan el 36 por ciento de las carreras elegidas por el nuevo estudiantado.

A diferencia de años anteriores, el proceso de inscripción registró un aumento destacado en el período de prórroga, establecido desde el 10 de febrero hasta el 3 de marzo.  En efecto, al cierre el período oficial de inscripción (10 de febrero) se inscribió la mitad de los alumnos de lo registrado en años anteriores para esa misma fecha.  En este año, los aspirantes a realizar estudios en la UNRN tomaron la decisión más tardíamente.  Una de las explicaciones a las que arriban las autoridades universitarias es que dicho comportamiento obedece a las dificultades económicas que atraviesan muchos hogares, en los que los jóvenes tienen el dilema de estudiar o trabajar, estudiar y trabajar simultáneamente o solamente trabajar, con miras a mejorar el ingreso del hogar y mantener el nivel de vida del mismo.


Fuente:

Imprimir Tw F G+

Tags de esta Nota