No al avance del estado represor en Argentina

UnTER repudia enérgicamente la detención ilegal del presidente del Centro de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Agrarias, Joaquín Quispe junto a otro estudiante en la Universidad Nacional de Jujuy. Hecho perpetrado en un mega operativo policial que ingresó al establecimiento sin autorización judicial, lo que implica una gravísima violación al estado de derecho que debe regir en democracia.

Una vez más el estado jujeño, gobernado por Gerardo Morales se pone al frente en actos violatorios de los derechos humanos, igual que ha Milagro Sala, a Juan Quispe lo detuvieron durante la noche del miércoles 12, por una contravención. Junto a su compañero, estudiante de primer año, fueron golpeados y agredidos en la Comisaría 1º de Jujuy, cuyos oficiales negaron la presencia de los estudiantes al Rector de la Facultad, primero y luego a los abogados, hasta que lograron comunicarse con el Ministerio de Seguridad y los liberaron durante la mañana de hoy.
 
Ya es un hecho  el avance del estado represor en todo el país, decidido por el presidente Mauricio Macri y puesto en marcha por Patricia Bullrich y Eugenio Burzaco. La detención de los estudiantes, se suma a la represión contra maestros y maestras el pasado domingo el ciudad de Buenos Aires, el violento ingreso policial a un merendero, con niñas y niños adentro, la presencia de infantería y gendarmería en las numerosas marchas a lo largo y ancho del país, entre otros ejemplos. Avalado por un discurso que promueve la idea del “orden” solo para los sectores populares y el silencio de los medios hegemónicos.
 
Rio Negro tampoco está ajena a estas situaciones, con una larga historia de crímenes impunes en democracia, sectores más cuestionados de la policía van recuperando fuerzas. Desde el secuestro y posterior asesinato de uno de sus integrantes, Lucas Muñoz en Bariloche en 2016, hasta la detención ilegal de una compañera docente en Cipolletti el 5 de abril, se incrementó vertiginosamente el accionar represivo en el marco de las protestas sociales, la persecución a militantes y la intervención de punteros políticos para hostigar, como sucedió en Chimpay, cuando agredieron verbalmente a la Secretaria General, Patricia Cetera.
 
Desde UnTER entendemos que el modelo de ajuste no puede imponerse sin represión. Consideramos que debemos unificar esfuerzos con todos los sectores sindicales, sociales y políticos para repudiar este avance represivo en nuestro país,  para exigir  la inmediata investigación de los hechos ocurridos en Jujuy, el procesamiento de los responsables  y  la renuncia de Bullrich y Burzaco, responsable ideológico del fusilamiento del compañero Carlos Fuentealba.
 
 
No permitiremos  nuevas noches de Bastones Largos, ni persecución a estudiantes, dirigentes ni a nadie.  Defendemos la vida en democracia, el respeto a las leyes y la protección de todos los derechos humanos.  No queremos perder a  ningún compañero ni compañera por salir a defender lo que es justo para el pueblo, tampoco lo permitiremos, que sepan los mercenarios del poder que no  permitiremos el regreso del miedo a nuestras vidas, por nuestra historia de lucha  y por la libertad de las nuevas generaciones.


Fuente:

Imprimir Tw F G+