Amenazar a la provincia por haber oído a su gente es un retroceso democrático enorme

"No son decisiones fáciles, pero hay una conjunción de factores muy fuertes para tomar esta decisión de rechazo a la central nuclear", comentó el Legislador Alejandro Palmieri respecto de la decisión del Gobernador, Alberto Weretilneck, de rechazar la construcción de la planta en la provincia de Río Negro. "Una de esas razones es que la gestión de Cambiemos, en todo el proceso previo, parece querer usar a las provincias como mascarón de proa mientras ellos le ponen muy poco el cuerpo al proyecto. Y encima nos amenazan en vez de pensar en las preocupaciones de la sociedad provincial"

"Resulta que ahora que el Gobernador ejerce la autonomía provincial, a los embajadores Cambiemos no les agrada, y quieren sacar a relucir el mismo látigo disciplinador que aplicó el gobierno de Cristina Kirchner, que nos descontaba fondos que no le descontaban a ninguna provincia solo porque se contradijo a su gobierno", manifestó con preocupación Palmieri, luego que el Diputado Nacional por Cambiemos, Sergio Wisky, lanzara un mensaje "que parece de las películas de Don Corleone", en referencia a la desafortunada frase del ex asesor de César Barbeito cuando expresó: "El gobernador sabrá las consecuencias que tiene esto".

"No lo escuchamos tan corajudo y decidido ejerciendo la defensa de la central nuclear, ni usando su rol de embajador del gobierno de Macri para bajarle información a todos los rionegrinos", se lamentó el jefe de la bancada de Juntos Somos Río Negro.

"En el proyecto de la Central nuclear estuvo siempre latente el aspecto de la licencia social necesaria para llevarlo adelante, de la opinión de la ciudadanía, que se tiene en cuenta porque como gobernantes formamos parte de esa misma sociedad. También tenemos preocupaciones y temores, que entre todos los actores deben ser atendidos. Por eso es muy importante la seriedad con que se encaran los proyectos. Y en este caso, el gobierno Nacional, no actuó de manera firme, ni con el mismo compromiso con que lo hizo la provincia", comentó Palmieri.

"Tengo la sensación de que tiraron el proyecto y escondieron la mano, que no asumieron la magnitud del emprendimiento, ni el cambio de época en relación con la instalación de las primeras centrales nucleares del país", manifestó el presidente del bloque de Juntos Somos Río Negro, quien destacó que "en ese marco, no permitir la instalación de la planta, es casi una consecuencia lógica por la manera en que se manejó la situación". Y concluyó: "Pero si por haber oído la voz de los rionegrinos y actuar en consecuencia, ahora nos amenazan con castigos o sanciones a la provincia, claramente nunca les importó Río Negro, sino sus propios intereses".


Fuente:

Imprimir Tw F G+