Pasó el tiempo y aun no entregaron los terrenos que vendió y cobró Apel Viedma

Los adjudicatarios muestran dos caras: el enojo y la resignación ante la falta de respuestas por los lotes en Viedma.



La entrega de lotes que promovió la Asociación de Empleados Legislativos (APEL) y cuya millonaria administración fue intervenida por la Legislatura, ingresó las bolillas como si fuera un juego de azar aunque sin resultados definitivos. En tanto, los “perjudicatarios” muestran dos caras de desdicha frente a la diosa fortuna: el enojo y la resignación ante la falta de respuestas.

La operación inmobiliaria que involucra a 515 parcelas ubicadas al Noroeste de la ciudad data de 2011, y tras la decisión del vicegobernador Pedro Pesatti de poner paños fríos a la situación que generó tensión entre los compradores se detectó un pozo de 20 millones de pesos.

También la intervención cayó en los plazos vencidos cuando prometió transferir el dominio en setiembre pasado, luego de concretar las obras -en proceso- de instalar los principales servicios públicos como exigen las normas municipales que regulan los loteos.

“No tuvimos respuestas de ningún lado, y se tiran la pelota unos a otros”, señalaron a “Río Negro” Sandra Gómez y Cristian Abraham, los voceros del grupo que se considera damnificado hasta el momento.

Un buena cantidad de miembros del sector que reclama ya dio instrucciones para iniciar una demanda contra el gremio legislativo a raíz del fracaso de una instancia de mediación y una intimación enviados al parlamento rionegrino para concluir las obras de infraestructura que den lugar a la escrituración. Esa porción de tierra reúne unos 290 metros cuadrados cada uno, en promedio.

La cabeza visible del grupo indicó que una de las últimas respuestas que dio APEL es que no puede seguir entendiendo en el tema porque la Justicia -donde hay una denuncia penal por presuntas irregularidades en su manejo- retiró todos los archivos del gremio.

Ambos voceros vivieron -como muchos otros- una experiencia muy particular. Habían gestionado en 2013 un crédito hipotecario del Procrear, y pese a salir sorteados tuvieron que desistir ante la falta de papelería.

“Si bien el Procrear te permitía comprar casas, fui sincera y me anoté pensando que a julio de 2013 tendría el terreno”, dijo Gómez sin disimular la molestia.

Abraham contó que “llevo 10 años alquilando con mi familia, esperando créditos nuevos, y ya medio resignado porque lo veo como perdido por tanto tiempo que pasó”.

En los primeros días de octubre de 2014, Pesatti dispuso la intervención y luego de esa decisión la Legislatura tuvo que interrumpir el depósito oficial ante la necesidad de intervenir el fondo, y por otro lado, por seis meses se produjo una parálisis por consultas con la Fiscalía de Estado y abogados particulares, ya que se debía encontrar una fórmula para administrar dineros del Estado y el aporte de los privados que adquirieron los lotes ya que no todos los empleados de ese Poder se mostraron interesados en la inversión.

Una vez encontrada la solución, se decidió que los proyectos de infraestructura tengan supervisión del Ministerio de Obras Públicas, y además hubo que ajustarse a los mecanismos de la administración pública para hacer los llamados a licitación de la infraestructura con la que se está dotando al predio.
DeViedma


Fuente:

Imprimir Tw F G+

Tags de esta Nota