Cinco claves para entender el "Debin", el nuevo sistema de cobranza electrónica

Esta semana vence el plazo para que los bancos ofrezcan una forma de pago electrónico alternativa, en la que el proceso es iniciado por el cobrador de la operación

Esta semana vence el plazo para que los bancos de todo el país ofrezcan a sus clientes el sistema Debin, un método de débito inmediato que permitirá a empresas hacer cobranzas en tiempo real y sin costos.

Primero se sumaron las entidades públicas y en los últimos días los bancos privados comenzaron a habilitar esta opción en su homebanking. Y, desde primera hora del viernes pasado, todas las entidades lo tienen disponible.

Ahora bien, ¿en qué consiste esta nueva herramienta de pago digital?

1. A la inversa

Este producto, disponible en banca por internet, móvil y en otros canales puede llegar a habilitar oportunamente el BCRA, permitirá concretar cobros de bienes y/o servicios mediante débito "en línea" en la cuenta del cliente bancario una vez que autorizó la operación, con crédito "en línea" en la cuenta del cliente receptor. Por eso, se lo conoce como transferencia "al revés".

2. Multicanal y full time

Por su espíritu de inmediatez se puede acceder desde cualquier computadora, celular, tablet o dispositivo móvil con conexión a internet.

Según estableció el Banco Central, la operatoria Debin debe funcionar todos los días, las 24 horas. Y debe estar disponible para débitos en pesos y en dólares, entre cuentas de la misma moneda. Además, no tiene costo para las partes.

3. Para empresas

Si bien cualquier persona física o jurídica puede registrarse como vendedor, como comprador o como ambos para operar con el Debin, es una herramienta que permitirá agilizar los pagos de las empresas, tanto públicas como privadas.

Entre sus ventajas comparativas, destacan que permitirá programar la aceptación automática de pedidos futuros hechos desde ciertas cuentas, con fechas y topes fijados, algo muy útil para cobros recurrentes.

4. Actualización

En rigor, el Debin es la versión 2.0 del tradicional débito directo de cuenta", pero con dos variantes. Una es la instantaneidad: en la herramienta tradicional, el "vendedor" debía esperar 48 horas para ver acreditado el pago.

5. El Rol del cliente

El DEBIN requiere que el cliente bancario autorice la operación. Esta es la diferencia sustancial con el débito directo, en donde el cliente solicita a una entidad financiera que se realicen débitos directos en su cuenta para abonar servicios e impuestos periódicamente.

¿Cómo funciona?

El vendedor o cobrador genera una solicitud de débito y la imputa a un CBU (o alias, el sobrenombre que creo el BCRA para reemplazar al CBU). El comprador, a través de home banking y otros canales de mensajería (por ejemplo, pero no exclusivamente, por correo electrónico) recibe un alerta del pedido de pago y puede autorizarlo o no.

"Estas medidas buscan brindar a los usuarios financieros funcionalidades para la realización ágil y sencilla de sus transacciones bancarias, en un marco de seguridad y eficiencia", explicó el Banco Central al presentar este nuevo medio de pago hace un año.


Fuente:

Imprimir Tw F G+