La UPCN, con diálogo y discusión, fue la que trabajó la elaboración del Manual de Misiones y Funciones del PSA

Desde la UPCN, otra vez, nos vemos en la tesitura de salir a aclarar los dichos de otro gremio (más que de un gremio, de una persona de ese gremio) que ahora, después de quemar gomas, banderas, agredir, patotear, mentir, insultar, hacer humo mediático, etc., parece haber “‘reflexionado” -cual adolescente rebelde, que luego de portarse mal tiene un período de ‘buena letra’- y decidido sentarse a ‘dialogar’ con el gobierno y hacer miles de notas en los medios de cada una de las reuniones.

Lo último, es lo referente al Manual de Misiones y Funciones del Personal de Servicio de Apoyo en las escuelas. Ahora, en una aparente “corrección”  e intención de diálogo, son recibidos por el gobierno y dice su ‘cabecilla’ que, respecto al Manual de Misiones y Funciones del PSA (del que NO participó NUNCA) “corresponde que UPCN participe y haga aportes”.
Una vez más, decimos que al inicio de toda esta propuesta (que la  UPCN llevó al gobierno para regular, mejorar y dar dignidad a los compañeros trabajadores de las escuelas) el Ejecutivo convocó a dos gremios, a la secretaria de la Comisión Ejecutiva de la Función Pública, Isabel Tipping; al Ministerio de Educación; a la coordinadora de la Junta Médica Central y a referentes provinciales de Consejos Escolares, a sentarse a discutir entre todos los puntos del proyecto. UPCN con los demás actires fue el único gremio que  se sentó a la mesa de diálogo y discusión y, desde entonces, se abocó a la elaboración de un sistema reglamentario que enmarque el trabajo en las escuelas, mejore la calidad de vida de estos trabajadores, les dé posibilidades de carrera y mejores salarios, entre otras cosas. El otro gremio invitado al diálogo, NO quiso participar en la discusión de los puntos. En vez de eso,  tomó el patoterismo como bandera, quemó gomas y pintó paredes de edificios públicos, cortó calles, puentes y rutas, haciendo abuso de herramientas de protesta que  por eso mismo –por el abuso indiscriminado- pierden fuerza cuando esas herramientas son necesarias para los trabajadores. Y no solo eso, sino que hirió de gravedad a personas llevándolos al borde de la muerte. En definitiva, esta agrupación -o quizá quien está al frente que lleva la voz cantante (porque apenas se escucha al resto)- no tuvo nunca una actitud sindical adulta y democrática, su bandera no fue la responsabilidad para reclamar, dialogar y discutir con la patronal; su bandera fue siempre la violencia, la embestida constante, la negación al diálogo por buenos cauces, la presión brutal, etc.
No hace falta volver a decir que UPCN hizo los aportes sindicales y dialogó y discutió con el gobierno, punto por punto. Que ellos se opusieron (sin siquiera conocer lo que el Manual decía) en una campaña sucia, con información falsa, intentando apremiar a través de una bestialidad disfrazada de ‘revolución’. No lo lograron. Y no solo eso, en el medio, su ‘cabecilla’ fue  procesado por la justicia, no puede salir de la provincia sin avisar y debe presentarse semanalmente indicando su paradero. Ahora, “casualmente” se visten de ‘dialoguistas’.
¿Será este “diálogo” una medida desesperada porque cualquier otra acción quizá lleve a la celda a su cabecilla? No nos interesa, pero SI nos importa que deje de mentir de una buena vez, a partir de diferentes estrategias que se ‘ven’ sin necesidad de un profundo análisis.
La UPCN trabaja desde hace un año en este Manual de Misiones y Funciones. El propio gobernador, en un acto realizado en mayo de este año, en Choele Choel, firmó un acuerdo con la UPCN por el Manual del PSA (que aún no se aplica porque, además de algunos puntos a trabajar, queda que el propio gobierno asuma el compromiso -que implica también una erogación económica- para llevarlo a la práctica).
La UPCN siempre remarcó que el trabajo gremial y sindical implica diálogo y discusión para intentar acuerdos. No podemos permitir que una agrupación que agredió, violentó (hirió de gravedad, incluso), quemó banderas, cortó calles, puentes, rutas como modalidad constante, venga de un día para otro a adueñarse del trabajo que hicimos, a mostrarse ‘dialoguista’ cuando ya no puede accionar la violencia por cuestiones penales e intentar tirar por la borda un trabajo que venimos haciendo de manera seria, adulta, democrática, con el compromiso que los compañeros de las escuelas merecen. Ocupándonos de llevarles información a cada localidad, paraje y establecimiento de toda la provincia. Pidiéndoles su opinión, estableciendo momentos de diálogo, discusión y acuerdos que luego se llevan a la mesa con el gobierno.
Nos parece una falta de seriedad absoluta. Y no lo vamos a permitir. El Manual de Misiones y Funciones de los porteros es un trabajo de UPCN. Porque nosotros nos ocupamos de presentar inicialmente una propuesta, discutir punto por punto con la patronal, llevarlo a  los compañeros de todas las escuelas y lograr que se apruebe para que el trabajador del PSA tenga un marco digno y de Derecho, reglamentando un trabajo que se hacía a voluntad de los directores, otorgándoles carrera laboral y muchos beneficios más que se elaboraron con los propios trabajadores.
UPCN asumió seriamente la  responsabilidad de ser mayoría. Tenemos, desde siempre, una actitud comprometida, adulta, que asume y se ‘hace cargo’ de sus acciones.  El diálogo y discusión la establecimos siempre, sin abusar de las herramientas sindicales, sin violentar ni llevar a nadie al hospital o comprometiendo su vida. Trabajamos por los derechos de los trabajadores. Trabajamos seriamente, como deben hacerlo representantes adultos y responsables.

Mesa Directiva  UPCN Seccional Río Negro


Fuente:

Imprimir Tw F G+

Tags de esta Nota