“Por mas salud para los rionegrinos”

El Presidente del bloque del Frente Progresista, reclamó el tratamiento del proyecto que propone adherir a la ley nº 27159, la cual regula un sistema de prevención integral de eventos por muerte súbita en espacios públicos y privados de acceso público, a fin de reducir la morbimortalidad súbita de origen cardiovascular.  La iniciativa fue presentada en marzo de este año por el bloque que integran Jorge Ocampos y Daniela Agostino, con el objetivo de avanzar en la protección de la población rionegrina.

Advirtió que “las enfermedades cardiovasculares constituyen una de las primeras causas de muerte en el mundo, habiendo un gran porcentaje por muerte súbita cardíaca, que ocurre cuando la actividad del corazón cesa en forma abrupta e inesperada”.

Ocampos explicó que este “caos cardíaco”, sólo puede ser revertido con el uso de equipos que generan una descarga eléctrica llamados desfibriladores, ya que ocurre tan rápido e imprevistamente el ataque que hace imposible la atención médica de la víctima.

“En nuestro país es preocupante que el 70 por ciento de estas muertes ocurren fuera de los hospitales y centros de salud, produciéndose en lugares públicos de concurrencia masiva de personas”, mencionó el parlamentario.

Agregó que los profesionales y expertos en el tema manifiestan que “los primeros minutos tras un paro cardiorespiratorio son vitales y el rápido inicio de maniobras de reanimación a través de un desfibrilador puede ser la diferencia entre la vida o la muerte de una persona”.

“Si desde el momento en que se produce el paro cardíaco han pasado 10 minutos, las posibilidades de sobrevivir se reducen casi a cero y es casi imposible que una ambulancia llegue en un lapso tan corto y la atención de la víctima depende de quién esté más cerca. El sistema de emergencia tradicional a raíz de las limitaciones del tiempo resultan en la actualidad insuficientes para una atención rápida y eficaz”, consideró Ocampos.

Explicó “el Desfibrilador Externo Automático (DEA) es un aparato electrónico portátil, fácil de usar, que garantiza una reanimación rápida. Se utiliza en el paro cardio-respiratorio cuando el corazón tiene actividad eléctrica pero sin efectividad mecánica, o en una taquicardia ventricular sin pulso, en que hay actividad eléctrica pero el bombeo sanguíneo es ineficaz, restableciendo un ritmo cardíaco efectivo eléctrica y mecánicamente”.

“La implementación del uso del desfibrilador automático fuera del ámbito hospitalario y por personas no profesionales de la salud, implica la realización de planes de enseñanza y entrenamiento y el acceso público a ellos evitaría en gran porcentaje la muerte” sostuvo el legislador y agregó “estamos convencidos de la incidencia positiva que tiene la aplicación inmediata de un desfibrilador en un paciente con paro cardíaco por fibrilación ventricular para que éste sobreviva”.

Por último expresó “afortunadamente, este año el Congreso de la Nación ha sancionado la ley nº 27159, regulando un sistema de prevención integral de eventos por muerte súbita en espacios públicos y privados de acceso público a fin de reducir la morbimortalidad súbita de origen cardiovascular, al cual proponemos adherir” y recordó que en la Legislatura provincial ya hubo una primera propuesta legislativa de la ex legisladora Odarda, estableciendo la obligatoriedad de instalar en establecimientos o bienes públicos y privados un desfibrilador externo automático”.


Fuente:

Imprimir Tw F G+