Saiz habilitó nuevos ramales del acueducto del Valle Inferior

Con esta nueva etapa, se logró llevar el agua dulce al 90% de las 310 mil hectáreas incluidas en el proyecto

El Gobernador de la Provincia, Miguel Saiz, habilitó esta mañana diferentes ramales del acueducto ganadero turístico del Valle Inferior. Lo hizo en el marco de una recorrida por la obra y una visita a distintos establecimientos agropecuarios de la zona. Con esta nueva etapa, se logró llevar el agua dulce al 90% de las 310 mil hectáreas incluidas en el proyecto.

Durante la ceremonia estuvieron presentes el secretario general de la Gobernación, Francisco González; el superintendente del DPA, Horacio Collado; el gerente de ARSA, Jorge Isaac; el interventor del IDEVI, Guillermo Dietz; productores ganaderos de la región, integrantes del Consorcio de Riego y referentes de la Sociedad Rural.

El gobernador Saiz recorrió diversos tramos del acueducto y luego encabezó el proceso de apertura de la llave del ramal Nº 3 en el campo de la familia de Mario Loriente, lo que posibilitó que por primera vez se suministrara agua dulce a una tropa de vacas madres con crías al pie.

El campo está ubicado a unos 20 kilómetros del canal principal del IDEVI donde esta la toma de agua que abastece al acueducto que totaliza 270 kilómetros de cañerías.

Esta obra permitirá suministrar agua del río Negro a establecimientos ganaderos y a sectores turísticos de la costa atlántica rionegrina en un área de secano de 310 mil hectáreas.

El proyecto cuenta además con un sistema de captación y embalse que permitirá contar con un depósito para seguir suministrando el vital elemento al sistema cuando en la época invernal se ejecutan los cortes de servicio de riego en las parcelas.

En este marco, Collado destacó que el avance y la ejecución de esta obra, destacando que “solo resta el ramal costero que tiene el objetivo de fortalecer la parte turística, además de un sector muy pequeño destinado a los productores”.

Detalló que esta nueva etapa del trabajo “está terminada desde el punto de vista técnico” y aclaró que restan algunas pruebas hidráulicas que no se pudieron hacer previamente porque el sistema de riego estuvo cortado por tres meses.

Agregó, en este sentido, que “la sequía que hay hace que sea muy importante esta necesidad y no justificaba demorar las pruebas hidráulicas”.


“Un gran legado”

El gobernador Saiz, por su parte, señaló que esta obra “es uno de los grandes legado que dejará este Gobierno”.

Agregó que “vamos a seguir trabajando para que el resto de los ramales tengan el agua dulce y en principal el de la costa, porque tenemos el litoral marítimo para desarrollar”.

En este marco, señaló que hace pocos días recibió en su despacho el trabajo final de la Universidad de Cantabria relacionado con esta temática, el cual será puesto a consideración de los intendentes de la región costera y de los legisladores de la provincia.

“Sino ordenamos el territorio costero vamos a tener no solo daños importantísimos, sino un futuro con caos”, resaltó el mandatario provincial, al tiempo que destacó el trabajo del centro universitario europeo por que tiene “un concepto del uso del suelo mas avanzado que el nuestro, por una cuestión de limitación geográfica”.


El acueducto

El proyecto del acueducto ganadero turístico del Valle Inferior  surge como una obra que busca, por un lado, llevar agua dulce a una de las zonas ganaderas de mayor capacidad productiva y, por otro, dotar de un vital servicio a una franja costera que posee un enorme potencial.

En la actualidad, el desarrollo de la ganadería se ve fuertemente limitado por la elevada salinidad de las aguas subterráneas de la zona, que si bien en su mayoría son aptas para el consumo del ganado ovino, son mayoritariamente inaptas para el ganado bovino, lo que se traduce en fuertes pérdidas de producción.

Adicionalmente, el mayor consumo de agua produce con el tiempo un incremento de la salinidad de las mismas, por lo que presupone que en un futuro buena parte de los campos que incorporan la cría de ganado bovino se encuentren subexplotados o abandonados.

Por otro lado la actividad turística en la franja costera del área posee un potencial que solo comienza a visualizarse a partir de la apertura del Camino de la Costa, y en el que la ciudad de Viedma cifra una buena parte de sus expectativas de crecimiento económico, pero cuyo desarrollo aún se encuentra limitado por la carencia de agua para la implantación de centros de servicios turísticos.

Así, la escasez de agua tanto para las actividades ganaderas como las turísticas, constituye una severa limitación para el desarrollo futuro de la actividad económica en el área de influencia de la ciudad de Viedma.

De esta manera, se comienza a trabajar en el acueducto de la zona que busca promover la reconversión, diversificación y crecimiento de la producción agropecuaria en estas tierras, además de posibilitar, sobre un frente marítimo de 100 kilómetros, la implementación de un importante desarrollo turístico que sin lugar a dudas cobrará gran proyección y tendrá fuerte impacto en la actividad económica de la zona.

Esta obra permitirá el desarrollo de los actuales asentamientos turísticos y la creación de paradores, además mejorar el atractivo natural y las condiciones ambientales con forestaciones residenciales o en ruta.

También será útil para detener el proceso de desertificación provocado por la cría de ovinos en razón del menor impacto que sobre las pasturas tiene el pastoreo de bovinos por los distintos hábitos alimenticios de ambas especies.


Fuente:

Imprimir Tw F G+