“Me voy con el orgullo de ser el Gobernador que hizo mayor obra pública, mayor contención social y con paz social”, dijo Saiz

“Vamos a pelear y vamos a tratar de recuperar lo más rápidamente posible el gobierno de la provincia”

El gobernador Miguel Saiz señaló que “me voy de los cargos públicos” pero “no de la actividad partidaria”. Dijo que el llamado saízmo “se va a anotar en cada uno de los hechos y de los lugares donde deba demostrar su presencia”. “Ese grupo está para quedarse”, agregó, al tiempo que aseveró que “vamos a pelear y vamos a tratar de recuperar lo más rápidamente posible el gobierno de la provincia”.

Sobre su gestión de ocho años expresó que “me voy con el orgullo de ser el gobernador de la provincia, desde que dejó de ser territorio nacional, que hizo mayor obra pública, mayor contención social y con paz social, que no es poca cosa”. Aseveró que “este gobierno ha jugado fuerte a la educación” y lamentó que a veces se minimiza el avance por ejemplo en el programa de jornada extendida y se hace más hincapié “en si la lamparita prendió o no prendió” en una escuela.

Enfatizó que “me voy tranquilo” y calificó de “novelas” las especulaciones que se hicieron desde la derrota, como que podía renunciar antes del 10 de diciembre o que estaba deprimido.

En una larga entrevista con la agencia APP el mandatario se refiere a la interna partidaria, a la perspectiva que tiene el radicalismo a nivel provincial y nacional, a la Concertación Plural, al rol del diario Río Negro, a la actuación de la justicia y al caso Flavors, entre otros.

Señaló Saiz que “cuando yo hablo del año sabático me refiero en relación al ejercicio de un cargo público, no del ejercicio político-partidario”. Dijo que en lo laboral “seguramente volveré al estudio” y en lo partidario el plenario del Comité Central deberá resolver si acepta a partir del 10 de diciembre “la suspensión de esa licencia que oportunamente pedí” como presidente de la UCR.

Sobre la situación interna del radicalismo Saiz señaló que “un cosa es el discurso y otra cosa son los hechos, en el discurso mucha de la dirigencia radical es absolutamente democrática, pero cuando se llama a la participación y al voto del afiliado para tomar las decisiones después no siempre gustan los resultados: si uno gana está todo bien, si uno pierde está todo mal”, aludiendo al resultado de la interna del 13 de marzo.

Dijo al respecto que “no todos aceptaron la regla democrática que el que gana es el candidato y el que pierde acompaña”, reconociendo que “seguramente” la división de aquel comicio interno sigue más vigente aún.

Expresó sin embargo a la agencia APP que “no soy quién para decir quién trabajo más o quién trabajó menos” en la campaña para la elección provincial, subrayando que “cada uno sabe si dio o no dio todo para que pudiéramos seguir siendo gobierno”.

Más adelante se animó a confesar su convicción que no todos pusieron todo su esfuerzo para ganar al decir que “para algunos una derrota significaba abrirle la posibilidad para el 2015”.

En términos generales criticó que al radicalismo lo marque siempre “el internismo” y que “nos caractericemos por esmerilar o serruchar el piso a nuestros propios dirigentes”.

Ratificó que por convicción se manejó en forma horizontal y democrática en el manejo del poder en relación a sus correligionarios, pero reconoció que “permanentemente” intentaron jaquear su autoridad y por eso “siempre tenés que mirar quién viene de frente, pero también quién viene de atrás porque en una de esas te pasa por arriba”.

PODER JUDICIAL

Saiz señaló que “hemos demostrado en estos últimos ocho años la total y absoluta independencia de los poderes; quizás ahora se estén dando cuenta algunos magistrados, sobre todo de la capital de la provincia, que esa independencia hay que saberla ejercer, no sólo se proclama”.

Respecto a la exjueza Milicich de Videla que al momento de su retiró habló de la dependencia de los jueces al poder político, dijo a la agencia APP que “a mí no me quedó claro a qué periodo se refería, si se refería al futuro; como ya no integra más el Poder Judicial uno tiene que entender que es para atrás. Yo por ejemplo a la doctora Milicich de Videla no la conozco, nunca hablé con ella, y es camarista de Viedma. Al juez Carlos Reussi lo vi un día en el Salón Gris cuando vinieron a presentar la reforma del Código de Procedimiento Penal de Chubut. Así que más independencia que esto, si no han hablado nunca con el gobernador, cuál es la ingerencia política”.

SAÍZMO Y AUTOCRÍTICA

Ratificó a la agencia APP que César Barbeito “es mi amigo” y reveló que su acompañamiento y presencia en la campaña se hizo en función de los requerimientos del propio candidato a gobernador: “Yo había acordado con César que yo lo acompañaba en los lugares donde él creía que yo le podía ser útil, conciente que a veces se va a determinado lugar y resta más que lo que suma o le quita protagonismo a quien es el verdadero actor; por eso jamás, entre otras cosas, quise cerrar un acto, siempre lo hizo César”.

Dijo que el llamado saízmo, que en su momento se llamó grupo Residencia, está vigente como línea interna porque “está conformado por una afinidad de pensamiento, de amistad y de coincidencia” y “se va a anotar en cada uno de los hechos y de los lugares donde deba demostrar su presencia”. “Ese grupo está para quedarse”, aseveró.

En cuanto a la derrota provincial señaló que “soy el primero” en hacer autocrítica, pero también “no supimos vender lo que hemos hecho”, ejemplificando que “la otra vez veía la publicidad del gobierno nacional que en ocho años se habían hecho en el país 1253 ó 1257 escuelas, nosotros tenemos 201, somos 24 provincias, si fueran 200 cada provincia serían 4800, lo que quiere decir que estamos muy por arriba de la media nacional en la construcción de escuelas, y lo mismo podemos hacer respecto a las rutas pavimentadas o las viviendas construidas, porcentualmente en relación a la población que tenemos”.

Dijo a la agencia APP que “no deja de sorprenderme” los guarismos en General Roca porque “Soria hijo saca más votos que Cristina Fernández, y cuando uno habla con la gente y le pregunta a los vecinos si lo conocen, te dicen que no”.

Reconoció además que fue contundente “el arrastre” del gobierno nacional.

Reiteró sus críticas al rol del diario Río Negro, ya que “ningún lector conciente puede dudar para qué camiseta pateaba en este partido, con notas tergiversadas”. Mencionó en este marco el pago de los adicionales a funcionarios de lo que el diario informó en el 2004 (“destacó el decreto”) y en el 2005 (“informó que lo habíamos extendido hasta el cargo de director”) “y de pronto se le corrió el velo y empezó a decir que somos todos delincuentes”. Sobre este tema, se preguntó “cuál es la diferencia con los MIG del Poder Judicial o los gastos reservados de la Legislatura; es el mismo sistema y además lo blanqueamos”.

Reconoció que “es verdad que nos quedamos mucho más abajo que lo que gana un legislador o un juez”, subrayando que “un funcionario debería ganar lo mismo que un legislador o un juez, pero ahora qué, ¿somos delincuentes por eso?”.

Ironizó que él aprendió sobre estas cosas “que hay que esperar sentado en el cordón de la vereda”. Dijo que no sólo se debería hablar “de la independencia del poder político”, sino también “del poder mediático”.

Al preguntársele por qué no le pidió la renuncia a los funcionarios sospechados de corrupción o involucrados en causas judiciales, respondió a la agencia APP que “no lo hice porque estoy convencido que serían renuncias sin ningún sustento legal”, ejemplificando que con la causa Flavors “no encontré un solo análisis” que avalara las denuncias de Ana Piccinini sobre los alimentos. Se preguntó “dónde hay un chico” afectado por esos alimentos e indicó “por qué no se le preguntó a los beneficiarios del programa si realmente los alimentos reunían las condiciones y las calidades”.

Afirmó además que desde el Ministerio de Familia antes de distribuir los alimentos se enviaban a analizar “al laboratorio de la provincia que está gerenciado por un peronista confeso, que no fue puesto por este gobierno, y que certificaba que el alimento era apto para consumo, y de hecho fue apto para el consumo”.

CONCERTACIÓN PLURAL

En referencia a cómo actuaron los otros sectores internos, mencionó que en el 2009 “cuando parecía que se venía el maremoto al gobierno nacional” con la derrota de Néstor Kirchner en provincia de Buenos Aires, los representantes del sector que perdió la interna el 13 de marzo “me dijeron” en una reunión del Comité Central de la provincia, (aclaró que no estaba Bautista Mendioroz pero sí “gente de Mendioroz”), respecto a la continuidad o no de la Concertación Plural que “nos vamos nosotros, vos te tenés que quedar, porque si vos te vas en 48 horas tenemos que apagar la luz e irnos todos”. Mencionó que en esa reunión él manifestó en cambio que más allá de sus responsabilidades como gobernador “estoy convencido que esta Concertación va a seguir caminando y funcionando” y que el gobierno nacional se iba a recomponer para el 2011. Agregó que les pidió que “mientras esté en la Concertación no me ‘cascoteen la espalda’, pero algunos cumplieron y otros no”.

Reivindicó a la agencia APP que siguiera Río Negro en la concertación con el gobierno nacional como también lo hizo Santiago del Estero e ironizó que “en este país pareciera que el que tiene que dar explicaciones es el que cumple la palabra”, subrayando que, tal como lo ha dicho siempre, será leal hasta el próximo 10 de diciembre a ese compromiso. .

Opinó no obstante que las causas del desgaste de la Concertación Plural a nivel nacional estuvieron dadas por “la ida de Alberto Fernández del gabinete que era un gran promotor de la concertación; la segunda me parece que fue la presidencia del PJ por parte de Néstor Kirchner y el último misil que le pegó muy fuerte al barco fue la votación de Julio Cobos en la 125”.

UCR NACIONAL

Se mostró escéptico de la recuperación del radicalismo a nivel nacional, señalando que “no hay paragüas, no hay conducción”. Recordó que en una entrevista al diario La Nación del 2003 planteó, con absoluta vigencia, que “si la conducción del radicalismo seguía siendo el centralismo, donde las negociaciones pasan por ver quién ocupa los dos, tres o cuatro primeros lugares de legislador, tanto en la provincia de Buenos Aires como en la Capital Federal, y después el resto del país no interesa, el futuro era absolutamente incierto; incluso mencioné algunos nombres que todavía están a la palestra”. “Realmente yo no veo al partido con vocación de poder, no veo al partido con conducción, y lo que es más grave, lo que es más triste, no veo al partido marcando un camino o un rumbo al cual sigan los radicales de la Argentina en la búsqueda que esta fuerzas más que centenaria vuelva a ser gobierno”.


Fuente:

Imprimir Tw F G+

Tags de esta Nota